De gira por el mundo • Me llamo Yanina Burns y soy el ser vivo viajero detrás de las historias de De Gira Por el Mundo.
De gira por el mundo • Me llamo Yanina Burns y soy el ser vivo viajero detrás de las historias de De Gira Por el Mundo.
Yanina Burns

Blog

Siete (7) cosas para tener en cuenta, ANTES de contratar el tour para el desierto de Thar

El desierto Thar se encuentra al oeste del estado indio de Rajastán, y comparte también terreno con otros estados como Haryana, Punjab, Gujarat y el vecino país de Pakistán. Se trata de un desierto extenso con alrededor de 320.000 kilómetros cuadrados. Es el séptimo desierto más grande del mundo y el tercero más grande de Asia. Confieso ser fanática de los desiertos, y cuando programé mi viaje por India, indudablemente quise viajar a la ciudad dorada de Jaisalmer, a efectos de poder ver con mis propios ojos, al desierto de Thar. Luego de disfrutar unos días en Jaisalmer, decidí averiguar cómo llegar a Thar. Para llegar al desierto, me vi obligada a contratar un tour, ya que el acceso al mismo, esta monopolizado por agencias de turismo; y la realidad es que es fácticamente, casi imposible, meterse al desierto solo, sin provisiones, caminando a la deriva sin saber dónde ir (sería como meterse a la selva, me dijo un indio, cuando le pregunté si podía ir por libre). Hice un recorrido bastante importante en varias agencias de turismo, buscando el mejor proveedor de “excursión al desierto”, y todas más o menos ofrecían lo mismo y te daban un chamuyo bastante parecido.

Es por ello, que considero que cuando contraten el tour al desierto, deben tener en cuentas estas 7 cuestiones:

1. El desierto de Thar es un semidesierto, que no está 100% cubierto de arena como podría ser el Desierto de Atacama o el Desierto de Sahara o Gobi, sino que van a encontrar en toda su extensión arbustos, yuyos, algunos árboles y demás flora. Serán muy pocas las partes donde puedan apreciar sólo dunas y arena. (Todo ello, yo no lo sabía!)

2. Para llegar deberán contratar un tour en Jaisalmer, y pueden optar por dormir en el desierto, o ir y volver en el día. (Recomiendo la experiencia de dormir allí)

3. Jaisalmer está lleno de agencias de viajes. No se vuelvan locos, ya que todas ofrecen más o menos lo mismo. Si quieren pagar menos, elijan los tours que son para indios, ya que son más baratos.

4. Las agencias incluyen las comidas y el agua potable, por lo que no tienen que hacerse problema por cargar esas cosas. Los campamentos, usualmente, cuentan, con una “heladerita” en donde pueden llevar alguna cervecita, si gustan.

5. A la hora de contratar el tour, pregunten bien a qué sector los llevarán, y en lo posible que se los corroboren con el Google Maps. Conocí gente que los llevaron al inicio del desierto y no los adentraron.

6. Pueden hacer todo el tour del desierto en jeep, no es necesario que usen un camello. Cuando visité India (2016) era bastante más chica, y todavía no había tomado consciencia del esfuerzo que estaba haciendo el camello para transportarme. Cuando vuelva a Thar, sin duda, haré todo el recorrido en jeep.

7. Como todo en India, la excursión al desierto, también, es regateable. Para que tengas un precio orientativo, a mi me costó 1.200 INR (15 euros aprox).

Cómo fue mi experiencia en el desierto?

La mayoría de los tours te recoge en el hotel o por la agencia; como mi hotel estaba dentro del Fuerte, y era imposible que entraran jeeps, me movilicé hasta allá. Me pasaron a buscar a las 10 de la mañana, y luego de acomodar las mochilas de todos los pasajeros en el vehículo, partimos hacia nuestro destino. El jeep iba rapidísimo, al mejor estilo de manejo indio. Llegamos hasta un pueblo, en la entrada del desierto, en donde nos dieron a cada uno un camello, y nos explicaron las cuestiones básicas. Anduvimos en el rumiante, casi dos horas, y paramos en un pueblo nómada y en unas ruinas de un pueblo brahmán.

Cuando llegamos a la zona del campamento (donde no había nada), armaron las camas (muy cómodas y limpias) y prendieron un fogón. El lugar del campamento tenía vistas privilegiadas de las dunas y de la puesta del sol. Era hermosa la sensación de sentir como se iba enfriando la arena, a medida que iba cayendo el sol.

Antes de dormir, cenamos todos juntos, un típico thali indio, alrededor del fogón. Posteriormente, nos fuimos todos a dormir, mirando las estrellas, y disfrutando del silencio extremo del desierto.

A la mañana siguiente, desayunamos en el campamento y emprendimos el viaje de vuelta.

Hice la excursión, en mi último día en Jaisalmer. La agencia me guardó el equipaje y ofrecieron poder darme una ducha en un hotel con los que ellos trabajan. Luego de ello, tomé el tren rumbo a la ciudad azul de Jodhpur, que sin duda, la disfrutarán tanto como ésta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *